ENSAYO FOTOGRAFÍCO

Pupilas de Afecto:  “Miradas que hablan”

Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación. (Proverbio árabe)

La mirada es el reflejo del alma y del corazón, pues a través de nuestra mirada continuamente damos información sobre nuestro mundo interior. La mirada no es más que una comunicación no verbal del ser humano por eso es difícil de controlar y nos aporta los datos más verídicos sobre la persona. La mirada es uno de los aspectos más importantes de la comunicación no verbal, en algunos casos se convierte en la sonrisa más pura del individuo. La mirada es tal vez la forma más sutil de lenguaje no verbal. La mirada es el lenguaje de los ojos; expresa un sin número de emociones y retroalimenta la comunicación con el prójimo. Pues nada más que los ojos  para para develar lo que uno lleva en el fondo del alma.

Al caminar ¿miras a los ojos? ¿Sabes cuánto puedes dar con una sola mirada? ¿Sabes cuánto puedes encontrar en otra mirada?

Todos tenemos miradas diferentes. La mirada es algo que se construye, no viene con uno. Lleva años enteros cimentarla, pero a la larga se termina teniendo aquella que realmente nos define, y es precisamente la mirada la que le da forma al rostro. Gracias a ella podemos saber si una persona es feliz, si quiere serlo, o si ya ha abandonado las esperanzas. Por más que uno quiera mentir la mirada, nos descubre, porque ese es el lugar que elige la personalidad para salir fuera., la mirada nos convierte en seres completos aun habiendo fracasado, porque lo importante no es el triunfo o la derrota sino la honestidad. Eso es lo que uno nota en alguien que por fin ha encontrado la suya. Si te detienes un momento a observar la mirada de tu prójimo encontraras que detrás se esconden admirables historias; dignas de relatar. En esas miradas descubrirás voces firmes, voces claras, voces luchadoras, voces que han vivido en su carne, en la de sus familiares, las desventuras que en la vida les ha tocado enfrentar, mujeres; hombres y niños que son verdaderos guerreros de la vida, que a través de sus ojos con una mirada alzan sus  voces de esperanza y de verdad.

 

Libérate y usa tus ojos también para comunicar.

Por: Natalia Aguinsaca Cuenca